La nutricosmética

Compartir:
la nutricosmética

La alimentación tiene un reflejo obvio en nuestra salud, apariencia física y bienestar. Cada vez somos más consciente de esto y por ello cuidamos más nuestra alimentación, a través de la dieta y también gracias a complementos nutricionales, como los nutricosméticos.

Las vitaminas, proteínas y minerales son elementos básicos que debemos incluir en nuestra dieta diaria para mantener un buen estado de salud y cuidar nuestra imagen y también nuestra piel, que es el órgano más grande de nuestro cuerpo.

 

Conoce que es la nutricosmética:

 

La nutricosmética es la combinación entre alimentación y cuidado personal. Los productos de nutricosmética son de origen natural y nos ayudan a realzar la belleza y cuidar nuestro aspecto gracias a los activos que tienen.

 

Los nutricosméticos son complementos alimenticios cuyos principios activos actúan directamente sobre la piel y el cabello, mejorando su salud y aspecto. No tienen un efecto milagroso, pero, combinado con una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio, son muy eficaces.

 

Se puede presentar en forma de pastillas, píldoras, capsulas, ampollas, etc. y entre las sustancias que más se utilizan predominan el ácido hialurónico, el colágeno, la coenzima Q10, minerales, antioxidantes, proteínas y ácidos grasos omega 3.

 

A diferencia de las cremas o mascarillas, los nutricosméticos actúan desde el interior de nuestro organismo.

 

¿Qué nos puede aportar la nutricosmética?

 

La nutricosmética puede ayudarnos a cuidar nuestra piel, combatir arrugas y frenar la flacidez. También aporta energía a la piel, refuerza el cabello y las uñas y hasta puede ayudarnos a luchar contra la celulitis.

En nuestro país, los nutricosméticos más vendidos son aquellos complementos que ayudan a adelgazar, los que combaten la caída del cabello, la fotoprotección oral o nutricosmética solar y los antioxidantes.

Cabe a destacar que, entre los ingredientes más comunes usados en nutricosmética, se encuentran el ácido hialurónico, el Aloe vera, carotenoides, ceramidas, coenzima Q10, flavonoides, superóxido dismutasa, vitamina C y vitamina E. Muchos de ellos, autorizados por la EFSA por sus características nutricionales y sus aportaciones en la salud humana.

Un ejemplo claro es la Vitamina C, aceptada por la EFSA con varios claims asociados, principalmente por su contribución en la formación de colágeno, siempre des de un punto de vista alimentario.

Aunque seguramente el aparato digestivo no es lo primero que nos viene a la cabeza cuando observamos una piel sana, cada vez somos más conscientes de su relación, de cómo la alimentación condiciona el aspecto de la piel. Por ejemplo, una alimentación baja en grasa y unos niveles bajos de bacterias probióticas pueden tener un impacto negativo en nuestra piel. La moda creciente hacía el cuidado personal y la alimentación saludable dejan a los nutricosméticos un largo camino a recorrer.

¿Necesitas asesoría?

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *